Receta del Pan Eterno

Receta del pan eterno por Mundo Survivalista

Desde tiempos inmemoriales, conservar y almacenar comida para mantener sus cualidades a largo plazo, ha sido una estrategia empleada por todas las culturas y muchos animales como método de supervivencia.

 

En nuestra opinión es una de las recetas imprescindibles para los suministros de emergencia. Se mantiene en buen estado durante largos periodos de tiempo, ocupa poco espacio y tiene muchas calorías y azúcares. Ideal para darte el subidón que necesitas para seguir progresando en actividades al aire libre o en situaciones de supervivencia.

Ingredientes:


2 tazas de avena 
2 1/2 tazas de leche en polvo 
1 taza de azúcar
3 cucharadas de miel 
3 cucharadas de agua 
1/2 paquete de gelatina 40 gr. (naranja o limón)

💡 Cuando hagas revisión de tus suministros de emergencia y vayas a renovar tus raciones de pan eterno, programa alguna actividad al aire libre como una salida de senderismo o trekking y mete las raciones antiguas en tu mochila para aprovecharlas ¿Tienes una excusa mejor?

Preparación:


  1. Coloca en un bol la avena, la leche y el azúcar. 
  2. Aparta en una olla, junta la miel, la gelatina y el agua, pon a hervir y retira del fuego inmediatamente. 
  3. Añade los ingredientes secos y revuelve, luego mezcla bien con las manos mojadas. Si te queda muy seca esta masa, agrega cuidadosamente más agua a cucharadas. 
  4. Finalmente con la masa haz dos bloques con forma de pan de molde. 
  5. Coloca el pan sobre papel de mantequilla, para que no se pegue y hornea durante 20 minutos en el horno precalentado a temperatura media. 
  6. Retira el pan cuando esté aun blando para que no se endurezca al enfriarse. 
  7. Puedes cortar en pedazos del tamaño 4x4 cm y 2½ cm de grueso y envolver en papel de aluminio. 
  8. Luego coloca en una caja o recipiente.

En emergencia extrema, una porción en la mañana y otra en la tarde con un vaso de agua puede servir de ración diaria para sostener la vida.

 

Si se guarda, el pan eterno, puede servir indefinidamente, sin embargo para aprovechar su calidad nutritiva, se recomienda consumirlo antes de 6 meses e inmediatamente reponer ■

¿Aprendiste algo? Me gustaría leer tus comentarios...

 

Quizá también te interese: