Lo que EE.UU. puede esconder tras su plan de preparación ante fenómenos climáticos espaciales

Barack Obama firma una orden ejecutiva para proteger a Estados unidos de una tormenta solar

Escrito por: Tito Vivali   

Tiempo de lectura aproximado: 3'


El presidente de Estados Unidos pide coordinar esfuerzos para preparar a sus ciudadanos ante una "supertormenta solar" como la de 1859 pero ¿Realmente es este el objetivo estratégico de EE.UU.?

 

Esta supertormenta, conocida como el evento Carrington, provocó la destrucción de buena parte de la red de telégrafos de la época tanto en Europa como en América y se observaron auroras boreales en latitudes media (Madrid, Roma) y baja (La Habana, islas Hawai). 

 

Si bien la realidad es que las eyecciones de masa coronal (CME) pueden provocar una tormenta lo suficientemente potente como para interrumpir redes de energía, comunicaciones y GPS,  la realidad que hay detrás de esta orden ejecutiva puede estar más cerca de otras cuestiones que justifiquen la toma de esta decisión que la de simplemente proteger a la nación de EE.UU. de "eventos meteorológicos espaciales" pero ¿Cuáles son esas cuestiones?

En 1996 se publicó un artículo del ingeniero y analista de defensa Carlo Kopp en el que afirmó que "La amenaza de la proliferación de las armas electromagnéticas es muy real" dado que los materiales y herramientas necesarios para fabricarlas están comúnmente disponibles.


"La amenaza de la proliferación de armas electromagnéticas es muy real"

Carlo Kopp (Ingeniero y analista de Defensa)

¡Tuitea esta frase!
Tweet:

En 2006 el Congreso de los Estados Unidos restableció la Comisión PEM (Commission to Assess the Threat to the United States from Electromagnetic Pulse (EMP) Attack) dándole autoridad para vigilar, investigar, hacer recomendaciones e informar al Congreso sobre la creciente amenaza a los EE.UU. de un ataque de pulso electromagnético resultante de la detonación de armas nucleares a gran altura.

 

[La comisión publicó el Executive Report (2004) y el Critical National Infrastructures Report (2008) que puedes descargar en inglés haciendo clic]

Funcionamiento de un arma de pulso electromagnético, HEMP o bomba del arco iris
Funcionamiento de un arma de pulso electromagnético (PEM) , HEMP o bomba del arco iris

En 2005 uno de los miembros de la comisión dirigía las siguientes palabras al Senado de los Estados Unidos:

  

La comisión del PEM ha promovido un estudio a nivel global de científicos extranjeros y literatura militar evaluando los conocimientos y las posibles intenciones de países extranjeros sobre el ataque de pulso electromagnético. El estudio encontró que la física del fenómeno de PEM y el potencial militar del ataque de PEM son ampliamente utilizadas en la comunidad internacional, como se refleja en los escritos oficiales y no oficiales y en las declaraciones obtenidas. El estudio de las investigaciones abiertas en el último decenio ha hallado que el conocimiento sobre el ataque PEM se pone de manifiesto al menos en los siguientes países: Gran Bretaña, Francia, Alemania, Israel, Egipto, Taiwán, Suecia, Cuba, India, Pakistán, Irak bajo Saddam Hussein, Irán, Corea del Norte, China y Rusia.

. . .

Muchos analistas extranjeros; en particular en Irán, Corea del Norte, China y Rusia; ven a Estados Unidos como un agresor potencial aunque dudan si estaría dispuesto a utilizar su capacidad armamentística, incluidas armas nucleares, debido a que un impulso electromagnético simplemente las desconectaría en un primer ataque. Aunque es sabido que tienen planes de contingencia.

 

Los científicos militares rusos y chinos informan en los archivos desclasificados los principios básicos de las armas nucleares diseñadas específicamente para generar un mayor efecto de PEM, que ellos denominan armas "Súper-PEM". Las armas "Super-PEM", de acuerdo a estos informes, pueden destruir incluso los mejores sistemas de protección electrónica tanto militares como civiles de Estados Unidos.

 


Teniendo en cuenta la "crisis financiera" internacional, la oscilación de poder global, la inversión global en carrera armamentista y esta especie de Guerra Fría a la que están jugando las superpotencias militares, no hay que ser ingeniero de la NASA para intuir que estas medidas ante "fenómenos meteorológicos espaciales" posiblemente están más orientadas a la política militar de prevención y preparación de infraestructuras y sistemas críticos ante la amenaza de un posible ataque nuclear con PEM, que a "eventos meteorológicos espaciales" del tipo supertormenta magnética provocada por un CME puesto que los mecanismos, estrategias y medios necesarios para proteger los sistemas eléctricos y los medios electrónicos de los efectos de una "supertormenta solar", en buena medida, serían los mismos que para un ataque con PEM ■

¿Aprendiste algo? Me gustaría leer tus comentarios...