Crisis sobre ruedas: ¿Por qué empecé a creer en el preparacionismo?

Actualizado: mar 26


¿Has escuchado alguna vez que prevenir es mejor que curar? Uno de los objetivos por los que empecé a escribir este blog es enseñarte precisamente a eso, como prevenirte de forma inteligente para que tu familia y tú podáis estar preparados para poder enfrentaros al menos, a las primeras 72 horas de una emergencia o una crisis parecida a la que voy a contarte.


¿Alguna vez te has encontrado en la situación de la señora de la foto de arriba debido al desabastecimiento causado por algún tipo de crisis? Yo sí. En 2008 me toco vivir esta situación debido a lo que algunos llamaron "La crisis sobre ruedas". Fue un desabastecimiento de los mercados en toda regla y por toda España debido a una crisis provocada por el alza de los precios del petroleo.


Recuerdo escuchar en las noticias que en los comercios empezaban a escasear ciertos productos. Me acerqué hasta una gran cadena de supermercados para conseguir algo pero, para mi sorpresa, la mayoría de las estanterías y las neveras ya estaban vacías. Ese día me encontraba en otra ciudad, a más de 170 kilómetros de distancia de mi familia. Esto ocurrió tres días después del inicio de una huelga indefinida convocada por transportistas de toda España, durante la media noche del 6 de junio de 2008.

Eran los inicios de la crisis inmobiliaria y económica en España, pronto empezaron a enfrentarse entre los transportistas y se montaron piquetes en las carreteras para detener a los que no secundaban la huelga por lo que, en menos de 72 horas, se provocó el desabastecimiento de las gasolineras y por consiguiente el de productos de primera necesidad en los comercios. La huelga de transportistas duró once días y, como podrás imaginar, durante ese tiempo hubo disturbios civiles por todo el país, se generó una ola de pánico a nivel nacional y se perdieron vidas humanas en medio de los conflictos civiles.


Debido al alza de los precios del petroleo, plataformas de transportistas de toda España convocaron, el día 6 de junio de 2008, una huelga indefinida que se prolongó durante doce días provocando una crisis de abastecimiento en todo el país.

Tras esa experiencia saqué varias conclusiones y aprendí ciertas cosas, como que los supermercados urbanos no tienen capacidad de almacenamiento para soportar más de dos días durante una crisis de abastecimiento. Si eres de las personas que esperan hasta última hora, espero de corazón que no te veas en medio de esta situación porque vas a tener serios problemas, a no ser que cambies de mentalidad y empieces a prepararte.


Aquello ya pasó, pero la depresión económica sigue vigente aunque ya han pasado tres años desde aquel suceso y no solo eso, podemos ver cada día la gran cantidad de realidades negativas que azotan al mundo y a la sociedad.


Tenemos que ser positivos y creer en la capacidad humana para superarnos como sociedad y andar hacia un lugar mejor, pero también pienso que es responsabilidad de cada uno pensar en su propia seguridad y en desarrollar nuestra propia capacidad de supervivencia si todo lo demás falla. Por eso nunca olvido una de las máximas montañeras, 'Espera lo mejor, pero prepárate siempre para lo peor' porque, si hay una realidad universal ineludible, es que todo puede cambiar en un solo instante.


Para mi fue fácil aceptar este hecho a base de infortunios que antes creía impensables. En 2003, recién llegado a mi primer destino militar, ETA lanzó una granada de mortero contra el tejado de mi edificio, me cayó encima con la suerte de que no explotó. El edificio tembló, mis compañeros salieron de los alojamientos pensando que había sido un terremoto, fue mi primera toma de contacto con el terrorismo. No hablé nada de aquello con mi familia hasta dos años después. No fue la última, serví tres rotaciones como fuerza tras los atentados del 11-M en 2004 cuando todavía no había aterrizado de servir como escolta de mandos, a finales de ese mismo año me encomendaron la seguridad del refugio militar General Garrido, cerca de la frontera de Francia, tras otro atentado bomba, me cayó un alud que sepultó mi edificio y nos mantuvo aislados a mi binomio y a mi unas dos semanas hasta que quitanieves franceses nos abrieron paso por carretera, en 2005 mi BMR volcó durante una rutina de rodaje de vehículos, yo estaba en la cúpula y tuve que saltar para que no me aplastara el vehículo, salí proyectado unos 6 metros...


Con todo lo anterior quiero decir que en la condición humana está pensar que nada puede pasar, hasta que pasa. Yo lo se bien, en ninguna de aquellas ocasiones esperaba nada de lo que pasó y, sin embargo, para mi todo cambió en un instante de forma súbita. Tuve la suerte de salir ileso de todas ellas, pero hoy puedo decirte con total seguridad que la prevención, la preparación y la suerte son los tres únicos factores que marcan la diferencia entre seguir adelante o convertirte en la víctima. Si tuviera que darte un consejo simple sería este: No te conviertas en una de ellas.

109 vistas1 comentario

Únete a la comunidad

Únete al foro, encuentra y comparte conocimientos y experiencias con otros miembros de la comunidad.

Posts Archive

Tags

Mundo Survivalista Newsletter

Únete a Nuestra Comunidad Privada

MANTENTE CONECTADO

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Blanco Icono de YouTube